¿Qué es?

La copa menstrual es una alternativa para la mujer moderna al uso de tampones y compresas.

El uso de la copa menstrual se está extendiendo cada vez más en Europa, porque no sólo es más saludable, sino que respeta el medioambiente y nos permite ahorrar dinero: ¡sólo necesitas una que usarás por años!

Con la copa menstrual puedes olvidarte de cargar en tu bolso compresas y tampones, y de hacer malabarismos a la hora de cambiarte en un aseo público, ya que puedes usarla hasta por 12 horas seguidas.

Incluso si acostumbras practicar deportes, la copa menstrual te asegura que no tendrás derrames ni molestias, cualquiera que sea la actividad que hagas.

Basta con escuchar las opiniones de mujeres que ya la usan, para convencerte de que es la mejor opción para cuando tienes tu período.

Si todavía no te has animado a probarla, es momento de que lo hagas. Con la variedad de tallas y acabados que existen, siempre encontrarás la más apropiada para tu organismo y tu modo de vida.

MAKO

Surgical Equipment

Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia

Philips

Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia

Philips

Excepteur sint occaecat cupidatat non proident, sunt in culpa qui officia

¿Por qué usar la copa menstrual?

  • La copa menstrual es totalmente cómoda y segura, ya que su perfecto sellado evita derrames, aún usándola muchas horas seguidas. Permite realizar todo tipo de actividades y puedes usarla incluso cuando duermes.
  • Es compatible con sistemas anticonceptivos como el DIU.
  • Como es reutilizable, sólo necesitas tener una que, con los cuidados apropiados, dura entre 5 y 10 años, permitiendo ahorrar dinero.
  • El material de la copa menstrual es inerte, no contiene blanqueadores ni químicos, por lo que no modifica el pH de la mucosa vaginal, no provoca alergias ni otras posibles reacciones como el SST (Síndrome de Shock Tóxico), asociado al uso de tampones.
  • Es ecológica, ya que reduce la cantidad de desechos (compresas y tapones) que se generan cada año en el planeta.

¿Cómo se usa?

  • Usarla es muy fácil. Sólo debes plegarla e insertarla en la vagina, por debajo de donde normalmente colocarías un tampón. Una vez dentro, giras suavemente la copa y ésta se abre. Ya está lista para usar.
  • Para retirarla, basta con presionar levemente en la base, primero, para romper el sello que impide los derrames. Luego sólo tiras de la base de la copa hacia abajo, con cuidado.
  • La copa se vacía en el WC y luego se lava con agua fría. También puedes limpiarla con papel higiénico o toallas desinfectantes especiales, si no tienes agua a mano. Y estará lista para volver a insertarla.
  • Recuerda esterilizar la copa antes y después del ciclo menstrual.

¿Qué debes saber?

  • Todas las marcas que te recomendamos cuentan con los certificados de calidad de los materiales, o cumplen normativa ISO.
  • Las copas menstruales son, básicamente, de dos materiales: silicona médica o TPE (elastómero termoplástico medicinal).
  • Muchas marcas ofrecen distintas tallas. La talla depende de si has tenido hijos o no, de la cantidad de flujo menstrual, de si tienes relaciones sexuales en forma habitual o no, de tu sensibilidad vaginal, de la fortaleza de tu musculatura vaginal, y otros factores.
  • También es posible encontrar distintos acabados, es decir, material más o menso resistente. La diferencia la notarás en el momento de doblar la copa.